banner interno

SIAC

Presentación del ModeloSIAC

El Modelo Institucional de Gestión Universitaria USTA-Colombia  es el producto de los aportes de la comunidad académica tomasina, de investigaciones del Centro Interuniversitario de Desarrollo (Cinda), la Red Internacional de Evaluadores (RIEV) (González, Gold, Santamaría, Yáñez y Masjuán, 2006), y el aporte de expertos en calidad académica y gestión universitaria. Su objetivo es articular las funciones universitarias con los distintos niveles estructurales de la universidad.

La estrategia de articulación se lleva a cabo mediante la creación de mesas nacionales donde se concentran los esfuerzos institucionales de alcance nacional, en sus dos modalidades (presencial y a distancia), para examinar y proponer posibles ajustes en aspectos como: misión, visión, políticas, líneas de acción, organización, recursos, procedimientos y condiciones.

El modelo

El Modelo Institucional de Gestión Universitaria se construye sobre tres ejes dimensionales: el nivel de superestructura, que se refiere a las intenciones de la Universidad que se evidencian en los principios y valores de la filosofía institucional, y en los referentes y lineamientos nacionales e internacionales sobre los cuales se cimenta el devenir de la Institución. 

El nivel de estructura, hace referencia a las formas de organización del trabajo y las relaciones entre objetos, sujetos y circunstancias, en que las intenciones se hacen realidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje y en las funciones sustantivas de la universidad (González, 2011), lo que implica la articulación entre las mismas y las funciones adjetivas. El nivel de infraestructura, corresponde a los recursos y condiciones que se requieren para el desarrollo de las funciones universitarias. A su vez, cada uno de estos niveles puede extrapolarse a la gestión de los programas académicos de las diferentes dependencias e instancias, y a los mismos espacios académicos o asignaturas, centros y grupos de investigación.

El análisis de las tres dimensiones estructurales permite evaluar si la intencionalidad (superestructura) de cada función universitaria y sus respectivos procesos cuentan con el soporte organizativo y de estructura de trabajo (estructura), de recursos y condiciones (infraestructura) para responder a las exigencias que el entorno (Estado, sociedad y empresa) le plantea a la USTA. El resultado de este análisis posibilita que cada función universitaria diseñe políticas de gestión y líneas de acción que desarrollen las intencionalidades expresadas en dichas políticas, para proyectar y generar los resultados que se pretende impacten el entorno. 

Sin tituloFuente: USTA, 2014.

Los fundamentos conceptuales del Modelo Institucional de Gestión, se centran en la capacidad de autorregulación institucional, partiendo de ejercicios de autoevaluación y heteroevaluación, que a su vez proveen información para la planeación. En coherencia con el Proyecto Educativo Institucional, los procesos articulados de planeación, evaluación, autorregulación y gestión permiten comprender a la USTA, como una “institución que aprende”, es decir, dispuesta a propiciar procesos incluyentes e innovadores, con fines de mejoramiento en función de los servicios que ofrece (González, 2018). 

Para la Universidad Santo Tomás, el trabajo continuo por la calidad y la excelencia es un mandato emanado del PEI, cuando se asume como una “Institución que aprende,” es decir, dispuesta a propiciar procesos incluyentes innovadores, con fines de mejoramiento de su capacidad de autorregulación en función de los servicios que ofrece (USTA, 2004, p. 155).

Funciones Universitarias

En el mismo sentido, y bajo la idea de perfectibilidad, se consolida el Modelo de Gestión Institucional, con el propósito de constituir una institución orgánicamente consistente, mediante la articulación de las funciones universitarias, los procesos académicos y administrativos que permiten su desarrollo, y las instancias que lideran las diferentes funciones.

Las funciones universitarias se conforman a su vez por las funciones sustantivas de investigación, docencia y proyección social, y por las funciones adjetivas o de apoyo. Dentro de las funciones adjetivas se encuentra la función de aseguramiento de la calidad, como función estratégica que vela por el cumplimiento de los propósitos misionales de la universidad.

Para ello, la Universidad ha establecido órganos de participación en diferentes niveles que posibilitan la reflexión y la toma de decisiones hacia el cumplimiento de los objetivos. Ellos son: el Comité Nacional para el Aseguramiento de la Calidad, la Mesa Nacional de Aseguramiento de la Calidad, los comités de aseguramiento de la Calidad, particulares por cada una de sus sedes y seccionales, y los comités por facultades. Igualmente, se consolida la articulación entre los ejercicios de planeación, autoevaluación, gestión y mejora, mediante diferentes estrategias que operativizan el Modelo de Gestión Institucional, posibilitan la definición de políticas y líneas de acción a escala nacional, e identifican prioridades de autorregulación que se expresan en proyectos alineados a los planes de desarrollo.

El Sistema Institucional de Aseguramiento de la Calidad de la USTA Colombia (SIAC), es el conjunto de principios, criterios, estructuras, procesos y mecanismos que fomentan el desarrollo de una cultura organizacional; articula planeación, ejecución, evaluación, mejoramiento continuo, e innovación de las funciones universitarias, en beneficio de la formación integral con sentido crítico, el desarrollo regional y la responsabilidad social universitaria, para dar respuesta a los contextos locales, nacionales y globales a la luz del humanismo Cristiano Tomista. (USTA, 2015).

Misión del SIAC

El Sistema Institucional de Aseguramiento de la Calidad Universitaria en la Universidad Santo Tomás Colombia tiene como propósito garantizar, promover y mejorar la calidad de las funciones universitarias como aporte a la formación integral, al desarrollo social y al posicionamiento de la universidad, a través de la articulación de la planeación, evaluación y la autorregulación.

Visión del SIAC

Para el año 2023, el Sistema de Aseguramiento de la Calidad Universitaria, articula la gestión académico administrativa USTA Colombia, en cada una de sus sedes y seccionales, consolida la cultura de la evaluación, la planeación y la autorregulación; cuenta con un sistema nacional integrado de información, y es fuente de información para la toma de decisiones que promueven el desarrollo de las funciones sustantivas en los programas académicos, asegura la gobernabilidad institucional y es reconocido a nivel nacional como una práctica exitosa.

Líneas de Acción del SIAC

  • Cultura de la evaluación y regulación.
  • Internacionalización de los estándares para el aseguramiento de la calidad  institucional.
  • Acreditación nacional e internacional institucional, de programas de pregrado y posgrado.
  • Cultura analítica para la toma de decisiones y Sistemas de Información.
  • Planeación, seguimiento y control en el desarrollo de las funciones universitarias.
  • Cultura de sostenibilidad ambiental en la USTA.
  • Sistemas Integrados de Gestión.

Logros esperados del SIAC

A 2028, el Sistema Institucional de Aseguramiento de la Calidad proyecta alcanzar los siguientes logros:

  • Articulación de la gestión académica y administrativa multicampus y la de sus Sedes y Seccionales.
  • Consolidación de la cultura de planeación, gestión, evaluación y autorregulación.
  • Consolidación del sistema integrado de información multicampus
  • Fortalecimiento de una práctica de la analítica institucional basada en referentes internos y externos, orientada a la toma de decisiones y al
    desarrollo de las funciones universitarias.
  • Consolidación de las acciones de gestión del riesgo y de la eficiencia operacional mediante la adopción de las normas ISO: 9001; 14001; 45001; 21001, y otras que apliquen.
  • Definir proyectos y acciones interdisciplinarias para contribuir al desarrollo sostenible y consolidación de una cultura ambiental en la USTA para potenciar (fortalecer) los impactos ambientales positivos, y prevenir o mitigar los impactos ambientales negativos que pueden aportar al cambio climático o a la afectación de los recursos naturales, causados por el desarrollo de las funciones universitarias.